Box y literatura: “Torito”, de Julio Cortázar

Spread the love

En la historia del deporte han existido trayectorias tan fulgurantes como breves, que marcan una profunda huella tanto por sus logros como por la imagen que dejan para la posteridad.

Tal es el caso de Justo Suárez (1909-1938), famoso boxeador argentino conocido como El Torito de Mataderos debido a su bravura sobre el ring y por ser originario del popular barrio de la ciudad de Buenos Aires que lleva ese nombre. Suárez cumplía con todas las características de los grandes ídolos: de familia numerosa, surgió de una zona marginada y tuvo que ganarse el pan desde niño hasta llegar a los cuadriláteros, donde se convirtió en una figura legendaria que trascendió en el imaginario popular a través de cancionespelículas y literatura; en este último caso, en un cuento del también inmortal escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984).

Box y literatura: un cuento de Julio Cortázar

Dicho relato se titula Torito. En él, Cortázar pone al pugilista como narrador de su propia historia. Es así que el protagonista cuenta las peripecias vividas dentro y fuera del ring, la época en que alcanzó su mayor esplendor como deportista, cuando fue campeón nacional de peso liviano y tuvo la oportunidad de ser monarca del mundo, aunque dicha meta no pudo cristalizarse. A través de la pluma de Cortázar, el Torito rememora la época en que aparecía en la famosa revista argentina de deportes El Gráfico, cómo todo mundo lo reconocía en la calle, los mejores momentos de sus épicas peleas en el Luna Park de Buenos Aires y el estadio de River Plate que paralizaban al país a través de la radio, cuando era ovacionado por importantes personajes que iban a verlo en ringside y fama, fortuna y amor lo favorecían tras una niñez marcada por la miseria.

Tristemente, como sucede a menudo, este primer gran ídolo argentino tuvo su debacle, y Cortázar también lo relata a través de las palabras de Suárez, quien, tras una marcha invicta, ve cómo su éxito se desmorona cuando llegan sus primeras derrotas, que también se llevan su riqueza e incluso su matrimonio, en una etapa en que su salud se vio mermada debido a la tuberculosis que lo atacó y que al final acabó con su vida a los 29 años.

Educación Financiera para deportistas, Ley de Parkinson y el¿Por que entre mas gano mas gasto?

Este cuento resulta interesante, además, por el tipo de lenguaje que Cortázar utiliza, el lunfardo (peculiar forma de expresión de la clase popular de Buenos Aires, equivalente, por ejemplo, al habla de los habitantes del barrio de Tepito, en la Ciudad de México), para hacer sentir al lector que realmente escucha al ídolo en desgracia, ya cerca de su lamentable final.

Pueden encontrar Torito en el libro de cuentos Final del juego y deleitarse con la prosa del maestro Cortázar, de quien les he hablado antes en este espacio y era gran aficionado al boxeo desde sus épocas de estudiante normalista, como deja claro la dedicatoria de este relato: “A la memoria de Jacinto Cúcaro (…), que nos contaba las peleas de Suárez”.