Carta a los reyes magos deportivos

Spread the love

El año pasado el 2020, fue el peor año que se recuerde en los últimos tiempos , y llegamos al 2021, y pienso que con el hecho de sobrevivir a la pandemia hasta este momento, y el no haberse  contagiado , ya que respetamos las medidas establecidas por la organización mundial de la salud, afortunadamente nos dimos cuenta a tiempo que los consejos emitidos por el subsecretario López Gattel y el otro López eran solo demagogia y mentiras, sobrevivir es son una de las razones suficientes para pedirle a los Reyes Magos nos cumpla algunos pequeños deseos.

Nuevamente pedimos que no sigan trayendo tantos bultos extranjeros al futbol nacional, y se le dé prioridad al futbolista mexicano, que en base a esfuerzo trata de obtener un lugar en un equipo de primera división.

Que los recursos destinados a los deportistas mexicanos sean efectivamente destinados a ellos y no caigan en manos de vivales del deporte que parece que se olvidaron que pasaron por esa situación, y subsistían casi de milagro, cuando se realicen los próximos juegos olímpicos nos daremos cuenta del verdadero avance del deporte mexicano, y los resultados respecto a medallas obtenidas se reflejarán en el medallero general (verdad Ana Guevara).

Que las vacunas tan esperadas sean repartidas de manera eficiente y alcancen para vacunar a todo el pueblo mexicano, las cifras de vacunación realizadas en la actualidad para variar están maquilladas y los números entre gente vacunada y vacunas suministradas simplemente no cuadran, me pregunto si el gobierno piensa que no  sabemos ni siquiera sumar.

Que se termine esta pandemia lo más rápido posible y que la gente uno de los ingredientes básicos en el deporte vuelva a vivir personalmente su deporte favorito.

Que el pueblo mexicano despierte y se abstenga de creer tantas mentiras desde la mañana de cada día, expresadas por el más grande mentiroso de este país, y cuyas mentiras “pinochescas”, dejen de ser escuchadas y creídas por el mexicano, creo que tenemos el criterio suficiente para saber que nos están engañando.