Deporte femenil: película “Un equipo muy especial”

Spread the love

En pleno siglo XXI, el deporte femenil continúa luchando por abrirse paso en un mundo dominado por hombres. Si bien los esfuerzos por consolidar ligas constituidas por mujeres han logrado resultados notables, se necesita mayor apoyo para éstas tanto de parte de autoridades deportivas e iniciativa privada como de aficionados.

Por ejemplo, en México tenemos desde hace tiempo la Liga MX de futbol femenil, que ha sumado seguidores gracias a la calidad del espectáculo deportivo que brinda. Pero los antecedentes de esta lucha de las mujeres por ser partícipes del deporte profesional se remontan a décadas, como ilustra una película de 1992 sobre beisbol de la que quiero hablarles. Se trata de Un equipo muy especial (A league of their own), dirigida por Penny Marshall y estelarizada por Tom HanksGeena Davis y la mismísima Reina del PopMadonna.

Esta cinta está inspirada en la historia real de la primera liga de beisbol femenil de Estados Unidos, la All-American Girls Professional Baseball League Players Association, que estuvo activa entre 1943 y 1954. En plena Segunda Guerra Mundial, muchos estadounidenses combatían en Europa en el frente de batalla, incluidos deportistas de la talla del inmortal pelotero Joe DiMaggio, por lo que el beisbol de las Grandes Ligas estaba suspendido en tanto el enfrentamiento bélico terminara. Es así que empresarios y los dueños de las novenas de beisbol idean un plan para divertir a la afición de la pelota caliente y animarla en medio de la guerra, por lo que buscan por todo el país a jóvenes mujeres que puedan destacar en el diamante.Liga Mx femenil en peligro

La trama del filme se centra en la historia de las hermanas Dottie (Davis) y Kit (Lori Petty), dos jóvenes granjeras con talento para el beisbol que son reclutadas para jugar en los Duraznos de Rockford, cuyo entrenador es Jimmy Dugan (Hanks), un pelotero prematuramente retirado cuya prometedora carrera se vio truncada a causa de su alcoholismo y ahora es designado en el puesto para aprovechar su fama, pues el dueño del equipo no cree que el talento de las chicas sea suficiente para llevar espectadores a las gradas.

Este sentimiento no es exclusivo del propietario de los Duraznos: los creadores de la liga, para tener un poco más de certidumbre en esta aventura, no sólo se preocupan por las habilidades deportivas de las jóvenes, sino que buscan que también sean atractivas (una especie de adelanto de lo que hoy vemos con las famosas Divas de la WWE de la lucha libre estadounidense) para que el negocio resulte rentable. De esta forma, las peloteras no sólo se enfrentarán a sus rivales en el diamante: también deberán vencer los prejuicios e indiferencia de aquellos que piensan que el beisbol no es cosa de mujeres.

Pueden disfrutar Un equipo muy especial en diversas plataformas de streaming y reflexionar sobre esta lucha de la mujer por abrirse paso en el deporte profesional, uno más de los diversos ámbitos en los que debemos apoyar su participación.